loader image

Fill me hard

FILL ME HARD

En 1866, un chico de 16 años de Tennessee llamado Jack Daniel fundó una de las destilerías de whisky más famosas del mundo. Hoy, más de un siglo después, es una de las marcas más buscadas por los amantes del whisky.

Antes considerada una bebida para hombres (piensa en Mad Men), el whisky se está volviendo cada vez más popular entre las mujeres.

Un estudio realizado por The London School of Economics reveló que las mujeres han aumentado considerablemente su consumo de whisky cuando salen y es cada vez más la bebida preferida sobre otras como el vino o la cerveza, que solían ser las opciones más populares entre las mujeres.
¿Por qué les gusta el whisky? Es el aguardiente destilado que tiene menos efecto sobre las células cerebrales y contiene menos azúcar que el ron, lo que significa menos resaca si no lo mezclas con otras bebidas…

El whisky ahora se ve como algo para salir y disfrutar, y en Romeo’s Motel & Diner, puedes disfrutar de tu momento de Jack Daniel’s como nunca antes, con tu propia botella vintage de Jack Daniel’s, recargable en la recepción si quieres disfrutar del favorito de Tennessee con hielo…

¡Salud!

more stories

LEVI’S ®

LEVI’S ®

La sostenibilidad está de moda

Por Laura Martínez

El mundo sigue en constante lucha contra el cambio climático y eso incluye a una de las industrias más rentables y contaminantes del mundo: La moda. Es hora de cambiar las cosas y una de nuestras marcas predilectas que más eles seguidores cosecha, lo ha hecho a conciencia. Levi’s ® anuncia en esta temporada primavera- verano 2021, una apuesta que impulsa la sostenibilidad en la gran mayoría de sus productos. Que levante la mano quien no haya tenido nunca unos vaqueros Levi’s ®. El miticismo de esta marca que nunca pasa de moda y que aúna el clásico estilo americano y el denim como nadie, lleva patrocinando tus mejores momentos en pantalones vaqueros desde 1873.

Líder mundial en jeans -y una de las compañías textiles más grandes del mundo- te hace pensar en Paul Newman y Robert Redford en “Dos hombres y un destino”, en Rachel y Monica de “Friends” con sus “Mom Jeans” y en aquella foto de tus padres en su viaje de novios en la que salen con un buen par de shorts Levi’s ® cortados a cuchillo. Esta marca lleva en nuestro imaginario desde que podemos recordar y eso conlleva una gran responsabilidad: La de comprometerse con el medio ambiente, ahora más que nunca.
Conscientes del gran impacto que necesitamos para abordar la situación crítica en la que se encuentra nuestro planeta, Levi’s ® se ha comprometido con la preservación del medio apostando por una colección que se inspira precisamente en la naturaleza: “Second Nature” combina las últimas tendencias inspiradas en el estilo outdoor, con prendas holgadas, funcionales y sostenibles. Tejidos como el cáñamo “algodonizado” reducen el gasto de agua y energía en su fabricación.

Levi’s ® se ha propuesto aportar algo más que una simple acción y transformar verdaderamente la industria de la moda con iniciativas como SeconHand -de momento sólo disponible en US- con la que comprar sus prendas signi ca no sólo disfrutarlas sino también conservarlas el mayor tiempo posible o Repair & Reimagine que propone reducir los desechos y darles una segunda vida.
Los materiales reciclados son una parte importante para lograr esa sostenibilidad que tanto necesitamos, por eso esta temporada los bolsos y mochilas de Levi’s ® están hechos de poliéster derivado de botellas de plástico recicladas y las sandalias están hechas con correas recicladas y algas recolectadas. En Concept nos sumamos a esta iniciativa y esta temporada nuestros trabajadores vestirán de este clásico hecho marca cuya única constante es la evolución.

Está claro que queda un largo camino que recorrer en materia de sostenibilidad y este cuento es aplicable a todas las industrias pero se empieza a ver la luz al nal del túnel con grandes gigantes que ponen de su parte y dan ejemplo a nivel mundial. Levi’s ® sienta cátedra con todo lo que se propone y demuestra con este giro de timón, que ser sostenible está más de moda que nunca.

more stories

Grems at Adda Gallery

GREMS AT ADDA GALLERY

Adda Gallery presenta su nueva formula de exposiciones: las obras de los artistas escapan del tradicional esquema de formato cerrado y se extienden para invadir las paredes de la galería. Una nueva forma de intervención en la que el espacio de tránsito se transforma en el perfecto soporte para obras de artistas y muralistas de todo el mundo.

 

Estas obras murales, que son una faceta esencial de los artistas de la galería, se convierten en parte de la experiencia de Paradiso abriendo nuevos campos de interacción con el público.

Para empezar la temporada 2021 presentamos a GREMS (Paris, 1978). Describir su estilo resulta especialmente difícil, ya que se caracteriza por expandir su creatividad en campos tan dispares como puedan ser la pintura, ilustración, diseño o música. En él encontramos como elemento común composiciones que denotan su paso por el graffiti en el uso de letras o símbolos ordenados como si de una lectura se tratase, con colores que establecen códigos de contraste.

 

GREMS usa la forma, el trazo y el color al servicio de su intuición para hacer obras expresivas y directas, en las que abstracción, expresionismo y la influencia del graffiti se encuentran en un despliegue de energía y luminosidad.

more stories

Why Hats

WHY HATS

Si eres un loco/a de los sombreros estás de suerte porque Why Hats ha aterrizado en la Isla y esta unión promete (y mucho). Genis Whylan, artífice y artesano de la marca, viene directo desde de Barcelona con sus guitarras bajo el brazo a tope de rock ‘n’ roll. Los sombreros de Why Hats son 100% handmade & custom made, por eso cada uno es único en su especie.

Hechos con materiales de la más alta calidad, teñidos y lijados a mano, estos sombreros tan especiales están hechos para representar la personalidad de quien los lleva.
Tú eres quien elige los colores, tejidos y ornamentos que más van contigo.

Si todavía no tienes el tuyo ven a por él al corner de Why Hats en la Zero Suite de Paradiso Art Hotel los días 2, 12 y 26 de junio y 3 y 24 de julio.

También en nuestra fiesta Rock Nights en Romeo’s Motel & Diner cada viernes después de nuestros conciertos de Dorado Live Shows.

No te quedes sin el complemento rocker de tu verano más salvaje.

more stories

Marimba opening

MARIMBA OPENING

El Cannabidol, mejor conocido como CBD, es ese compuesto natural con propiedades terapéuticas del que has oído hablar un millón de veces. Es utilizado para regular disfunciones en el sueño o el apetito y paliar algunos tipos de dolor así que sobran razones para que el CBD cultive adeptos allá donde va y haya causado furor en todo el mundo.

 

Pues bien, este furor ha llegado hasta Paradiso Art Hotel de la mano de MARIMBA, un espacio pensado como una Concept Store donde no sólo podrás encontrar infinidad de productos relacionados con el CBD

(cosmética natural, línea de ropa y zapatillas de edición limitada, Cookies Corner…) sino también vaporizadores para los amantes del vaping o vapeo, ediciones limitadas de objetos diseñados por Keith Haring y un sinfín de cosas más.

 

Marimba abre sus puertas hoy y viene a poner la guinda a nuestro hotel más arty.

 

¡Te esperamos!

more stories

A day for the planet

LIMPIEZA EN TODA LA ISLA
El 30 de mayo de 10h a 14h

¡Ven y únete a @creativesfortheplanet en Santos Ibiza para apoyar “A DAY FOR THE PLANET” en el que está llamando a toda la gente de Ibiza a salir y limpiar su entorno como símbolo de la responsabilidad mutua para cuidar nuestro planeta!

Nos vemos el 30 de Mayo en Santos Ibiza a las 10 am para iniciar la recogida en la playa d’en Bossa.

Ponte los guantes, sal a la calle, recoge toda la basura que puedas y disfruta de algunos acontecimientos musicales y artísticos después de llevar tu basura a uno de los puntos de recogida.

Todo lo que ocurra en A Day For The Planet, toda la acción, el arte y el cuidado mutuo serán recogidos, filmados, fotografiados y combinados en una revista online: La Visión.

Así que envía tu foto a @creativesfortheplanet con tu basura recogida y el peso estimado de la misma. “Queremos que tú y tu acción aparezcan en la revista y en las redes sociales”.

Permanece atento al mapa…

En él se mostrarán los puntos de recogida, así como los equipos de limpieza y todas las otras cosas divertidas que sucederán.

Consulta la campaña de Gofundme de @creativesfortheplanet, agradecerían mucho tu apoyo:

https://gofund.me/b779c59a


¡Together, For The Planet!

more stories

Art Decó

Si el verano fuera un estilo arquitectónico

Por Laura Martínez
Fotos: Phillip Pessar / Amaury Laporte / Lazy Llama / Carsten Tilbach / Sergio Santos

Pensando en el concepto art decó, seguramente te venga a la mente un batiburrillo de cosas tales como geometrías curvas, luces de neón, una canción de Lana del Rey, colores pastel, Leo DiCaprio enfundado en su smoking de Gran Gatsby guiñándote un ojo mientras empina una copa de Martini y por supuesto, Miami. Y no vas nada desencaminado/a, el art decó es exactamente eso: puro eclecticismo.

santos-ibiza-hotel-playa-adults-only-piscina

Esta corriente arquitectónica que bien podría ser una versión moderna del neoclasicismo, tuvo su mayor apogeo en los años 20 y 30, entre las dos guerras mundiales. Encuentra su máximo exponente en el Art Decó Historic District de Miami -que es además el primer barrio del S.XX en ingresar en el Registro Nacional de Lugares Históricos y protegido por la Miami Design Preservation League- compuesto por la friolera de 800 edificios y estructuras construidos entre 1923 y 1943.

La mayor concentración de edificios art decó del mundo se extiende por Ocean Drive y Washington Avenue hasta la calle Collins. Su magnetismo hecho de Tótems que anuncian nombres de hoteles evocadores (Marlin, Leslie, Colony, Raleigh…) con tipografías elegantes y minimalistas revestidas de neón y colores vibrantes, invita a imaginar noches de charlestón interminables y cigarrillos en boquillas Widmann, empuñados por mujeres con mucho estilo y una pipa escondida en la media por si aparece la versión americana de los Peaky Blinders.

santos-ibiza-hotel-playa-adults-only-piscina

Uno de los más emblemáticos es el Park Central Hotel (640 Ocean Drive) obra del arquitecto neoyorkino Henry Hohauser, quien también es el artífice de una larga lista en la llamada “Magic City”: Colony Hotel (736 Ocean Drive), The Cardozo (1300 Ocean Drive) o The Governor (21 street).

santos-ibiza-hotel-playa-adults-only-piscina

Pero el Art Decó no nació en South Beach (Sí, otra vez los americanos apropiándose de algo y haciéndolo suyo de manera magistral ante el mundo), se trata de una monumentalidad prestada del antiguo Egipto, las formas fraccionadas del cubismo, la geometrización de la Bauhaus, la iluminación eléctrica del futurismo, los colores del fauvismo -ese empleo provocativo del color que tiene como precursor a Henri Matisse- y Voilá! Misteriosamente todo ello convive sin resultar grotesco.

El art decó es hedonista, burgués, casi puramente decorativo. Una vía de escape ideal para fiestas con jazz y cocaína en plena posguerra. El contrapunto perfecto a la austeridad forzada tras la primera y la decadencia de la segunda. Es el resultado artístico de una época de grandes cambios tecnológicos, políticos y sociales, y es por eso que resulta una mezcla casi inabarcable de elementos que hacen de este estilo arquitectónico uno de los más reconocibles y atractivos que existen.

santos-ibiza-hotel-playa-adults-only-piscina

Esta amalgama de difícil definición unió todas las artes: decorativas, gráficas, arquitectura, joyería, escultura, diseño industrial, pintura, cine… en una vorágine de formas y colores que engloba desde gigantescos rascacielos hasta pequeños objetos, incluyendo algunos tan reconocibles como el Oscar de la Academia de Hollywood hasta el robot de la película Metrópolis (1927) de Fritz Lang. Dejó su sello en todo aquello susceptible de ser llamado estético, influyendo en la cultura de su tiempo y proponiendo nuevas y revolucionarias direcciones estilísticas.

santos-ibiza-hotel-playa-adults-only-piscina

En Concept nos gusta todo aquello que se salga de la norma y por eso es el referente que más ha inspirado nuestros hoteles: Los guiños MiMo (Miami Modern) de Tropicana, el color rosa pastel de Paradiso y sus formas geométricas, o la fachada colorista de Cubanito. Porque engloba arte y detalle como nadie, el Art Decó vuelve a ser el elegido en su versión más clásica y elegante para nuestro nuevo proyecto: Grand Paradiso, llamado a ser ese revolucionario soplo de aire fresco donde siempre es verano.

santos-ibiza-hotel-playa-adults-only-piscina
more stories

Music Legends in Ibiza

Ibiza, el refugio de la música

Por Pablo Sierra

A finales de los sesenta, la onda expansiva del amor hippie cruzó el Atlántico para atracar en las costas de Europa. Ibiza fue uno de los epicentros de un terremoto que quiso cuestionarlo todo y que a pesar de no cambiar casi nada sí configuró estéticamente a las siguientes generaciones. Empezando por el oído. Rock, folk, psicodelia, funky, punk, reggae, disco. Una macedonia de sonidos que pusieron banda sonora a una isla que se convirtió en refugio y fuente de inspiración para muchos artistas hasta entrados los años noventa.

La piel nívea de Christa Päffgen contrastaba con la oscuridad de una voz que iluminó a los que eran vanguardistas hace medio siglo. Un timbre profundo que procedía de unos labios carnosos, voluptuosos. La belleza apabullante de esta alemana podía congelar a través de su mirada gélida a quienes la convirtieron en musa.

Andy Warhol fue el primero en quedarse helado bajo un embrujo que también cautivó a los miembros de The Velvet Underground. El panorama del pop-rock internacional no tardaría en rendirle culto. Nico fue el apelativo artístico con el que bautizaron a Christa; cantautora, modelo y actriz de apariencia delicada que se hartó de conquistar corazones rebeldes. Ibiza fue el remanso de paz que anhelaba. Le gustaba recorrer en bicicleta los caminos rurales de la isla y así encontró la muerte. El 18 de julio de 1988, mientras pedaleaba con su hijo, cayó fulminada por un infarto. En la caída, se golpeó la cabeza con una piedra y sufrió una hemorragia cerebral. En su entierro la despidieron unos pocos amigos mientras sonaban sus canciones en un radiocasete.
La artista que siempre tuvo una grata relación con Dios y con Ibiza fue Nina Hagen, otra alemana que encandilaba al respetable con unas performances que elevaron la extravagancia del punk operístico a otro nivel.

Experimentando con el LSD, Nina experimentó una suerte de epifanía que marcó su destino. Tenía diecinueve años cuando escuchó una voz masculina que le musitó: “Nina,estoy aquí. Yo te ayudaré”. Su dogma consistió desde entonces en una mezcla de religión, espiritismo y una fervorosa creencia en los extraterrestres. La madre del punk decidió contraer matrimonio en Ibiza en 1987 con un chaval llamado Iroqua. Ella tenía entonces 34; él justo la mitad; ella se casó con una cascada pelirroja desparramándose sobre su espalda; él iba tocadocon una cresta mohawk. El festejo se coronó con una celebración salvaje del amor en Benirrás, algo que solamente conocen los privilegiados que asistieron a la boda más bizarra de cuantas se han celebrado en la isla.

No se olvidan, sin embargo, los recitales que Grace Jones ha dado en Ibiza en dos épocas muy diferentes. La jamaicana había sido la reina de Nueva York a finales de los setenta y, diez años después, en la cúspide de su carrera, actuó en Ibiza. Jones era –y sigue siendo– un animal exótico. En 1988 se ganó al público de KU con un show de música disco en el que vistió algunos de esos modelos que han influido a divas actuales como Lady Gaga o Rihanna.

El físico de Jones –una escultura andrógina tallada en ébano y espigada como un ciprés– no pasaba desapercibido cuando se movía por la isla. Icónica es la imagen en la que la cantante, modelo y actriz le saca la lengua a la cámara de Carles Ribas mientras pasea por la playa en compañía de Tony Pike. Tan popular fue Grace Jones en Ibiza que reventó Space en 2009 cuando se decidió a barrer el escenario de este templo musical haciendo honor al título del álbum que cerró veinte años de silencio: Hurricane.

Otro que tampoco quiso perder la oportunidad de dejarse tostar la piel por el sol ibicenco fue Jimmy Page, un virtuoso de la guitarra que lideró una de las bandas más influyentes del hard rock mundial: Led Zeppelin.
Se disolvieron en 1980 tras la trágica muerte del batería John Bonham, pero Page siguió volando en solitario. Cinco años después, llegaron a sus oídos los cantos de sirena procedentes de Ibiza, que le arrastraron hasta el Sun Power Festival, una idea que parecía buena pero que fracasó comercialmente.

Acompañado por Chris Squire –bajista de Yes– y por el adolescente Jason Bonham –hijo del batería de Led Zeppelin–, el genio de Heston improvisó tres temas para el gozo de una exigua concurrencia que no llegó a llenar el Hipódromo de Sant Rafel.

Otro mago de la guitarra que atracó en Ibiza fue Eric Clapton. Literalmente. El líder de Cream puso rumbo al puerto de Vila desde Cannes en agosto de 1977.
El escenario de la plaza de toros de Vila le esperaba. Una tormenta estuvo a punto de hundir el yate del inglés. Las aguas del Mediterráneo parecen mansas, pero resultan traicioneras. Los que cada vez que ven El lobo de Wall Street y sufren mientras Scorsese hace naufragar Di Caprio camino de la Costa Azul lo saben. Dicen que la embarcación de Clapton cabeceó como un fanático de heavy metal en un concierto, que la travesía fue un amasijo de gritos. El quinto Beatle, como le apodaban después de birlarle la novia a George Harrison, 25 pudo vivir para contarlo, cantar y rasguear su Fender en la isla blanca.

Más tranquila fue la estancia de Frank Zappa, una de las estrellas que pasaron por Ibiza ‘92. Su visita fue rápida, fugaz como un cometa que deja a su paso una estela imborrable antes de desaparecer. Zappa moriría cuatro años después de haberse dejado ver en Ibiza –un cáncer de próstata se lo iba a llevar en 1993–, pero sus impresiones sobre la isla aún permanecen en la memoria de todos. Se le puede ver en una fotografía que le inmortalizó apuntando con su dedo el peñón des Vedrà, al tiempo que dejaba una frase para el recuerdo:“Ibiza es una isla fantástica, aquí el sexo brilla más que el sol”. Razón no le faltaba a este renacentista contemporáneo.

more stories

Legendary Hotels: el Chelsea

El Chelsea:

Además de ser ricos, famosos y tener mejor pelazo que todos tus amigos modernos juntos ¿Qué otras dos cositas tienen en común Bob Marley, Patti Smith, Jimi Hendrix, Charles Bukowski, Uma Thurman, Dennis Hopper y Keith Richards? Pues la primera que les gusta (o gustaba) la mala vida más que a un tonto una gorra de Coca-Cola puesta de lado. La segunda que todos ellos vivieron laaaaargas temporadas de su ajetreada vida en el Hotel Chelsea de Nueva York.

Y es que desde su apertura en 1905, este carismático edificio situado entre las avenidas séptima y la octava, se convirtió en el centro cultural y artístico del mundo bohemio
28 neoyorquino. O dicho con otras palabras, un antro de lujuria y perdición por el que artistas
de todo pelaje se dejaban caer en busca de inspiración (y lo que no era inspiración).

Son muchas y muy locas las historias acontecidas tras la mítica fachada de ladrillos rojo del Chelsea, pero como seguro que tienes mejores cosas que hacer en Ibiza que estar leyendo una revista, te haré un brevísimo repaso por alguna de las más sonadas:

4 de noviembre de 1953, habitación 217: El poeta Dylan Thomas (el tipo del que Bob Dylan tomó su apellido) muere tras ingerir ingentes cantidades de alcohol aliñadas con cuarto y mitad de morfina. Vamos, que ríete tú de los machotes que toman vodka con Red-Bull.

12 de octubre de 1978, habitación 100: Sid Vicious, bajista de los siempre comedidos Sex Pistols, se pilló semejante pedo de VeteTúASaberQué mezclado con caballo que acabó apuñalando hasta la muerte a su novia Nancy Spungen.

Y estarás pensando: “Si es que las drogas son mú malas”. Pues que sepas que el pintor Alphaeus Cole, otro cierra bares que vivió en el Chelsea durante 35 años, murió tranquilamente en la cama de su habitación a los 112 años y 136 días de edad. Así que la mandanga será todo lo chunga que tú quieras, pero hay a quienes les sienta de puta madre.

Pero dejemos de lado las historias truculentas, porque por lo que realmente pasará a la historia el Chelsea es por haber sido un lugar tremendamente inspirador, uno de esos sitios mágicos y llenos de energía donde incluso alguien completamente ajeno al mundo de la música como Leticia Sabater hubiese sido capaz de componer un temazo. Muestra de ello son canciones como “Sad Eyed Lady of the Lowlands” de Bob Dylan, “Midnight in Chelsea” de Jon Bon Jovi, “We Will Fall” de The Stooges o “Hotel Chelsea Nights” de Ryan Adams.

En el edificio también se rodaron o escribieron un buen puñado de películas cojonudas como “Nueve semanas y media”, “Sid & Nancy”, “Léon: The Professional” o “2001 Odisea Espacial”. Y como no, entre las sábanas del hotel también se vivieron épicas historias de amor como la de Jim Morrison y Nico o la de Leonard Cohen y Janis Joplin, idilio que el propio Cohen inmortalizó en su canción “Chelsea Hotel #2”. Por su parte Madonna, que tras su divorcio con Sean Penn andaba más suelta que una bata de hospital, disparó buena parte de las fotos de su libro “Sex” en la habitación 822.

Tristemente, en 2011 el hotel cerró sus puertas tras ser adquirido por un simpático promotor inmobiliario. Así que si eres un escritor en busca de buenas historias, un músico a la caza de estribillos rompe pistas o un simple mortal con ganas de pegarse un homenaje sexual con ese/esa/eso que le pone tan palote, lo mejor que puedes hacer por ti y tu arte es alojarte una temporadita en el Paradiso Ibiza Art Hotel, el Chelsea del mediterráneo

more stories

Ibiza 92

Cuando Montserrat conoció a Freddie

Por Pablo Sierra
Fotos por cortesía de Juan Suárez

A mediados de los años ochenta, España estaba despegando hacia la modernidad. El sprint para aprovechar las oportunidades que prometían los Juegos de Barcelona y la Expo de Sevilla se había lanzado. La música –e Ibiza– no iban a quedarse atrás. Pino Sagliocco, un italiano que se había escapado siendo un niño del pueblo del Mezzogiorno en el que nació para convertirse a principios de los ochenta en uno de los promotores más osados a nivel mundial, estaba en la isla entonces. En el lugar y momento apropiados, Sagliocco se inventó Ibiza’92. “La grandeza de Pino Sagliocco es pensar a lo grande, más allá y más lejos que el resto de los humanos. Eso le hace único e irrepetible”, dice Juan Suárez, uno de los colaboradores con los que contó para levantar un festival que reunió entre 1987 y 1990 en la discoteca KU a Grace Jones, Spandau Ballet, Duran Duran, el clash Mick Jones, Chris Rea, El Último de la Fila, Hombres G, Ramoncín y, aunque no actuó, a Frank Zappa, que profetizó, charlando amigablemente con los periodistas y melómanos que se le acercaban, los cambios que se producirían en la industria cultural y que él no llegó a ver debido a su prematura muerte en 1993. Zappa demostró que en Ibiza “las estrellas se relajan porque desaparece la influencia de su entorno, que son los que ponen trabas”.

Así opina Suárez, que antes de Ibiza’92 ya se había subido al escenario de la discoteca de Sant Rafel para presentar el show que promovió Sagliocco de un tal James Brown. El rey del funky estaba “en el ocaso” de su trayectoria y, aunque hizo sufrir a los organizadores con sus extravagancias, la musicalidad que transpiraba por los cuatro costados el padrino del soul regaló al público “un concierto muy divertido”.

Suárez fue locutor radiofónico y después trabajaría como director comercial en Diario de Ibiza. Antes de conocer a Sagliocco en la movida de KU, este canario que había llegado a la isla en 1975 vivió de cerca los intentos por traer a estrellas de la música internacional a la isla a finales de esa década: “Unos promotores locos y soñadores, entre los que se encontraba José Pascual, lograron hacer varios conciertos en la desaparecida Plaza de Toros: Eric Clapton, Thin Lizzy y Bob Marley. Tenía que venir Isaac Hayes, el rey del soul sinfónico de la época, pero al final se canceló el concierto y no hubo continuidad”. Los problemas para atraer al público local que habían sufrido esos recitales no desanimaron a Sagliocco. Si en agosto del 86, estando Madrid vacío había conseguido meter a 25 mil personas en el estadio de Rayo Vallecano para ver a Queen con una promoción a contrarreloj que incluyó una entrevista a Freddie Mercury en Informe Semanal, embarcarse en aquella aventura ibicenca no le asustaba. Empezó pegando duro. El napolitano hizo de celestino para que Mercury conociera a la diva operística que le tenía obsesionado: Montserrat Caballé. Cuando lo consiguió, subió la apuesta. 

Convenció a ambos para que grabaran el vídeoclip de Barcelona, un hit que fusionaba el rock total de Queen con el bel canto de la soprano catalana, en la primera edición de Ibiza’92. Después repetiría la jugada mezclando el jazz con el flamenco – dos géneros que, como la ópera y el rock, adoran fusionarse– que cantaba Camarón de la Isla, toca Tomatito o baila Joaquín Cortés.

El anhelo de Sagliocco sucedió el 30 de mayo de 1987, fue filmado por las cámaras de Televisión Española, reunió a dos mil personas y la producción alcanzó los 300 millones de pesetas, un montante nada despreciable para la época (equivalía al sueldo anual de tres futbolistas estrella del Real Madrid o del
FC Barcelona, por ejemplo). Caballé, como escribió el cronista Jacinto Antón en El País, se dejó coger la mano por un Mercury vestido de smoking y la imagen entró en la historia de la música, primero, y del deporte, después: la canción sería cinco veranos después el himno de los Juegos Olímpicos de Barcelona.

En un tiempo en el que Internet aún era una entelequia, recuerda Suárez que “había que ir a Londres, Madrid, Barcelona, Los Ángeles o las capitales de moda para contratar a los grandes artistas. Las gestiones y contratos se hacían por telex [nota para millenials: el télex, o teletipo, era un aparato que permitía enviar mensajes mecanografiados, una fusión analógica entre el telégrafo del Diecinueve y el WhatsApp del Veintiuno que, hace treinta años, les venía muy bien a los corresponsales de guerra y a los promotores de eventos culturales para enviar crónicas o contratos a la otra parte del mundo] luego por fax y por teléfono.

Pero la presencia del promotor era importante porque era el que daba credibilidad y garantías económicas y de visibilidad al proyecto”. La producción técnica fue también un reto. A finales de los ochenta, organizar un festival en la isla –iniciativas como Sueños de Libertad son un ejemplo reciente– era mucho más caro y complejo que hacerlo en la península. “Montar un espectáculo en la isla te cuesta diez veces más trabajo, dinero, pasión y esfuerzo que en otra parte del mundo. Entonces no había empresas que tuviesen equipos potentes de luz y sonido en la isla para alquilar lo necesario para un concierto. Esto obligaba a traer amplificadores, luces y todo el equipo de fuera y complicaba muchísimo cualquier actuación. Había que recurrir al playback en ocasiones, especialmente cuándo se grababa para la televisión, por las tomas repeticiones y demás. Y algunos artistas lo imponían y les gustaba”, dice Suárez.

Sin embargo, considera Suárez que el resultado, “transgresor audiovisual y musicalmente”, de Ibiza’92 valió la pena: “La isla era conocida entonces como un destino de turismo familiar y de marcha, en Sant Antoni, para los británicos. La retransmisión a nivel internacional de los festivales y la cantidad de artistas internacionales que actuaron generó una nueva corriente que convirtió a la isla en un destino de música y entretenimiento. Pino Sagliocco plantó la semilla de lo que es hoy en día Ibiza: la meca de la música electrónica mundial”.

more stories