loader image

Juan Fajardo

Juan Fajardo

El fotógrafo que quería ser músico
Por Blanca Lacasa

“¿Una anécdota? Pues sin ser yo muy fan de KISS, recuerdo unas fotos que les hice. Ya les había visto en directo y les había fotografiado tocando, pero estar con ellos en los camerinos y ver toda esa parafernalia desde dentro es un auténtica locura. Verlos ahí sin maquillar o esos trajes que sobre el escenario se ven espectaculares pero que si los tocas parecen del todo a cien… Flipé. El asunto es que quería hacerle una foto a Paul Stanley retocándose en el espejo. Se lo planteé y me respondió: ‘No puedes hacer esa foto porque, por contrato, KISS sólo puede salir de frente’. ¡Hasta la luz para fotografiarlos ha de ser frontal! ¡No se les puede iluminar desde un lado! Es esa cosa de la industria americana en la que absolutamente todo está estipulado. ¡Alucinante!”

Esta es sólo una de las mil anécdotas que el fotógrafo Juan Pérez-Fajardo (Madrid, 1969) guarda en su memoria.Considerado -con toda justicia- como uno de los grandes fotógrafos musicales de este país, por delante de su objetivo han pasado desde la plana mayor de las luminarias nacionales (Loquillo, Enrique Bunbury, Luz Casal, El Cigala o Camela) hasta artistas de relumbrón galáctico de la talla de Nick Lowe, Bobby Gillespie, Santana o Neneh Cherry. Algunos retratados casi a su pesar (como Patti Smith que no tenía su mejor día, “fue simplemente borde, pero hay que entenderlo: llevaba toda una gira por Europa firmando libros”), otros con la urgencia y la autenticidad que dan los cinco minutos de camerino previos al show (Bobby Gillespie con ese gesto suyo inconfundible por inmutable) y otros tantos -la mayoría- posando para la inevitable promoción. “He trabajado poco con modelos, pero está tirado. Les dices: ‘mira para allá’ y lo clavan; ‘pon la mano así’ y lo hacen. Sin embargo, para muchos músicos, las fotos de promo son un tormento y hay que ganarse su confianza, que se olviden de la cámara, que la situación no les imponga y que no sientan que les estás robando el alma. Hay mucho trabajo psicológico previo porque lo que pretendo con mi trabajo es que se entienda la música que hacen de un vistazo y para eso necesito que confíen”.

A esta confianza ciega contribuye el hecho de que Pérez-Fajardo es músico de corazón. Sabe mirar y lo vive como si fuera uno más de la banda. Es, en cierto modo, el reverso gráfico de ese ‘músico frustrado’ que, para muchos, son los críticos musicales. Empeñado en ser músico desde pequeño, habiendo pasado por más de una banda, tuvo que conformarse -es un decir- con ser el que contaba en una sola imagen lo que sucedía en esa cosa que él tanto disfrutaba: los conciertos. “En el fondo me hubiera molado ser yo el de la foto, pero al final estoy en la música que es lo que me gusta”. Pérez-Fajardo empezó de casualidad. Rebotado de una carrera de Físicas que le aburría soberanamente y expulsado por la gran crisis de 2008 de la industria de la animación con la que, hasta ese momento, se ganaba estupendamente la vida, empezó a ejercer como fotógrafo en conciertos por puro azar. Aunque claro, a la suerte siempre hay que ayudarla un poquito. En este caso, fue un empujón en toda regla. “Una noche, le estaba enseñando a un amigo unas fotos de un viaje a Utah en la sala El Sol (Madrid), Eva [Amaral] las vio, le encantaron y se quedó con la copla. Poco después, se celebraba el festival South by Southwest. Y como quería trabajar con la revista Rolling Stone, se me ocurrió hablar con Amaral y decirles que los de la Rolling estaban interesados en que fuera al festival a hacerles fotos y a la revista les dije que había hablado con Amaral y que querían que les hiciera fotos. No he vuelto a hacer este tipo de cosas porque no está bien pero me salió de puta madre”. Y tanto… ¡Bendita caradura!

more stories

Hoteles con mucho ritmo

Hoteles con mucho ritmo

Por Laura Martínez

Como diría Bowie “Put on your red shoes and dance the blues”, o puede ser un Swing, un Chachachá o igual te seduce más mover el body a ritmo de un tema de Disco-Funk. En Concept la música es el alma detrás de cada hotel y por eso todos tienen una personalidad única e irrepetible. Las playlists que suenan en ellos y los DJ’s que amenizan nuestro universo resumen a la perfección el vibe de cada uno.

Santos Ibiza

Tus artistas favoritos de todos los tiempos se elevan a la categoría de santos en Santos Ibiza. Nuestro templo de celebridades estrechamente ligadas a la Isla de Ibiza sugiere Balearic House, Disco, algo de Deep y Down Tempo. Cada momento del día evoca un tipo de música, por eso sus desayunos frente al mar están amenizados con soul y bossa pero la cosa cambia a lo largo de la mañana y se da paso al sonido baleárico, House y algo de Funky. El sonido de tarde es el turno del DJ, que arranca con un Deep House amable para escuchar tumbado con un “Ain’t no saint” en mano.

Tropicana Ibiza

La estética Mi-Mo, los colores vivos y los guiños a “Cocktail” – esa peli noventera con la que Tom Cruise hizo que quisiéramos quedarnos a vivir en la barra de un bar – inspiran la estética de Tropicana, donde las copas de Martini se convierten en duchas y no podrás dejar de pedir un cóctel detrás de otro. Envuelto por un ambiente tropical muy Miami Beach, “Tropicana es el equivalente a un mix de Disco Funk, Tropical Jazz, 80’s vibes y Bossanova”, como lo define Simone, DJ de cabecera del hotel y un enamorado de estos estilos que están en constante reinvención.

Dorado Ibiza

Una carta de amor a las canciones de oro del Rock. Eso es Dorado Ibiza, una declaración de intenciones que suena a lo mejor del Classic Rock, Folk, 70’s y Soul. En este santuario del rock frente al mar, cada habitación está dedicada a una canción que fue disco de oro. Artistazos como Jim Morrison, Blondie o Bruce Springsteen tienen su dedicatoria en forma de habitación de hotel, donde la canción de oro se reproduce en vinilo al meter la tarjeta o cantar en la ducha se convierte en un concierto con micrófono incluído. No más cantar con el champú en mano.

La música es ese lugar al que puedes viajar siempre que quieras y los hoteles de Concept están pensados para que te puedas tele-transportar a Miami, Cuba o Nashville sin moverte de Ibiza. Imagen y soundtrack nunca fueron tan de la mano.

Cubanito Ibiza

Todo el sabor y el carácter de Cuba están en en el hotel Cubanito, con toques de Latin Jazz, Salsa, Boogaloo y Merengue. Jordi Cardona es el encargado de ponerle ritmo a los atardeceres eternos -mojito en mano- que tienen lugar en la azotea de este trocito de Cuba en el mediterráneo. Además, todos los martes podrás disfrutar de nuestro Salsero donde podrás dar rienda suelta a las caderas en clases de salsa. Y los domingos, disfrutar de actuaciones en vivo de leyendas como Ricardito, el “Julio Iglesias cubano”, que ha cantado con Celia Cruz o Juan Luis Guerra.

Romeo’s Motel & Diner

Todo lo que has visto en las road movies americanas de los 60 y 70 está a punto de pasarte a ti en Romeo’s Motel & Diner. Inspirado en los love motels de la Ruta 66, Romeo’s es nuestro hotel más cinematográfico. Incluye una habitación pensada expresamente para hacer el mal, un diner abierto 24h digno de una peli de Tarantino y una capilla para casarte -y divorciarte en la misma noche- como en Las Vegas. Folk, Americana, Classic Rock y mucho 70’s le ponen la guinda con luces de neón a tu aventura más salvaje.

Paradiso Ibiza Art Hotel

Paradiso Ibiza Art Hotel es nuestro paraíso rosa pastel particular, donde se fusionan el arte y el estilo art decó en un espacio onírico y ¿a qué suenan los sueños? Pues a Nu Disco, Italo, Balearic Beat y 80’s vibes básicamente. Una galería de arte firmada por Adda Gallery Paris, un estudio de tattoos, exposiciones en el lobby y una habitación acristalada no apta para tímidos. Ya quisiera el mítico Ocean Drive de Miami…

more stories

Siloé

Siloé

La banda Siloé retransmitirá en directo la grabación de su nuevo disco Paradiso, desde la Suite Zero del hotel Paradiso Ibiza.

El dúo se alojará durante tres días en la “Suite Zero”, la cual es una habitación totalmente acristalada y situada en la recepción a vista de clientes del hotel

La banda retransmitirá la experiencia a través de Youtube Live e IG Live al más puro estilo “Gran Hermano”, para que el público pueda conocer todo el proceso y acercarse de manera más intima a sus fans

El dúo vallisoletano Siloé visitará el hotel Paradiso Ibiza Art Hotel, perteneciente al empresario y hotelero , Diego Calvo, dueño del Ibiza Concept Hotel Group, para su grabar su disco. El albúm estará inspirado en el imaginario del hotel: música disco, house y synthwave con la esencia sónica de la banda. Además contará con colaboraciones estelares como Bely Basarte y David Otero, entre otros artistas, y productores como Ale Acosta de Fuel Fandango, GARABATTO o PMP.

Con la intención también de demostrar la dualidad acústica y electrónica de la banda, todos los temas se editarán también en una versión acústica y en una versión remezclada por un DJ nacional, uniendose todos los temas al final de su publicación en un album triple: singles, versiones acústicas y remixes electrónicos.

El grupo asegura que es uno de los retos más interesantes y fascinantes que ha afrontado a lo largo de su carrera. Alojarse en la “Suite Zero” (una habitación acristalada en la recepción del hotel a vista de cualquier visitante) y grabar allí su nuevo álbum, para retransmitirlo a través de una cámara por Youtube Live e Instagram Live, es recrear la experiencia de vivir un “Gran Hermano”, pero creando una performance dentro del hotel.

 

“Queremos hacer algo que va más allá de la música. Al final la vida y la industria musical es muy parecido a Gran Hermano o La Isla de las Tentaciones: o sabes cual es tu papel rápido para que la gente te preste atención o estás fuera.”

El primer single de Paradiso saldrá en Noviembre y seguirán lanzando nuevos a lo largo de 2022 hasta completar el album PARADISO EP.

more stories